Yo compito conmigo, y perdí. Pero no me rindo.

Hay que ser realistas con los actos que realizamos.

Esta semana tenia el reto #yocompito. Debía hacer los máximos puntos de actividad posibles; des de un principio sabía que no iba a ser la que hiciera más del grupo de Facebook, pero ello no impidió que no lo intentara.

Haciendo ShakePoints como una loca

Lo tomé como un reto personal y he intentado superar mi propia marca en actividad. Así que dos días de natación, el fin de semana caminata de 15km y objetivo de pasos cumplido a diario excepto por uno. Por el tema actividad todo bien, pero el tema comidas no ha estado tan controlado.

Mi semana empieza los Jueves, así el fin de semana, que suele ser cuando más extras gasto, quedan al principio y tengo el resto de semana para compensar. El viernes cenamos fuera, pero estaba previsto. El sábado teníamos invitados en casa, y unas berenjenas rellenas fueron la opción escogida para gastar poco y quedar bien.

Domingo caminata por Collserola. Una nueva ruta y otra vez pasamos por sitios mágicos que no pensarías encontrar. Esta vez tocó pasar por encima de un acueducto que encontramos escondido entre los árboles.

Me encantan estas caminatas de fin de semana. Al acabar sólo puedo pensar en cual será la siguiente. Lo que también me encantaron fueron las tapas y la paella que comí después y que me dejaron sin puntos y sin extras (eso no me gustó tanto).

Se torció y fue de mal en peor

Y de aquí, fue todo fue de mal en peor. El lunes no me moví nada, y aunque comí bien, el no moverme me mata. El martes iba a ser un día normal, por lo que tendría que haber ido perfecto, pero empezó con un par de mini bocadillos de jamón a deshora, que hicieron que no almorzara. Eso hizo que a la hora de la merienda me comiera todo lo que pillé por el armario. Me direis: “no debes tener cosas indebidas”, pero es que no era mi armario. Era el de casa mi madre. Contando por encima, merendé por 28 puntos, con lo que el esfuerzo de toda la semana se fue al garete.

Y de aquí el titulo de la entrada: “Yo compito conmigo, y perdí”. Perdí contra mi fuerza de voluntad y contra mi persistencia a decir NO.

Pero como también pone en el título: “ne rindo”. Llegó la cena y la Sandra buena volvió. Cené lo que teníamos planeado, y volví a seguir el planning de comidas.

Acabama la semana y vuelvo a controlar

Por fin llega el miércoles y sigo portándome bien. Con 155 puntos de actividad ganados y menos muchisimos puntos extras, sólo queda esperar a ver que dice la báscula. Lo más seguro que no sea de mi agrado, pero no puedo desanimarme, ya que será el resultado de mis actos.

Y como he dicho al principio, hay que ser consecuente con lo que se hace. Y si esta semana engordo, pues la siguiente ¡lo haré mejor!. Y que mejor manera que compensar el exceso de la semana anterior que buscar una nueva caminata de muchos quilómetros para este fin de semana.

De manera que si tenéis alguna sugerencia de algún sendero al que se pueda llegar con transporte público, decidmelo en los comentarios. 🙂