Vacaciones, ¡llegad ya!

¿Como va el agosto? Yo no puedo tener más ganas de que llegue la semana que viene, para empezar mis merecidas vacaciones. Como sabéis este año íbamos a ir con mi pareja a recorrer 200 km del camino de Santiago, pero se ha lesionado. Así que ahora hay un dilema: voy yo sola, no vamos, encuentro a alguien para venirse conmigo… Todo es muy complicado. Viajar sola no me importa, pero me había hecho la idea de ir con Sergio, y que no pueda venir le quita gracia al asunto. Ya que me hacía ilusión hacerlo junto a él. Y a una semana de partir, todo el mundo tiene planes, por lo que encontrar compañera/o de camino es imposible.

Por eso he decidido poner a la venta los billetes, si los vendo, solucionado, si no, ya veremos que hacemos. Lo seguro es que él no va a poder venir, y es lo que más me fastidia. Bueno, no le voy a dar más vueltas, a sido un incidente que no se podía prever. Lo único que puedo hacer es encontrar una solución/alternativa. Y eso se me da muy bien. Cuando pasan estas cosas, aunque al principio estoy un poco “xof”, ya que los planes no salen como me gustarían, o como los tenía planeados, no me gusta obcecarme. Si una cosa no tiene solución, pues para que vamos a preocuparnos. Así que vamos a seguir hacía adelante. Ya os contaré como evoluciona todo esto.

Por lo demás, el resto de semana ha sido medio caótica. Se acercan las vacaciones y voy siguiendo la planificación, pero tiene muchas desviaciones. Aún así, esta semana he perdido 500 gr del kilo que me había engordado la semana pasada. Así que me doy por contenta.

El puente Italiano

Como casi todas las semanas, he probado recetas nuevas. Os la iba a publicar pero al subir las imágenes, vi que una las próxima entrada de Cocinando con Mery, una de las compañeras del blog, iba a ser lo mismo, pero montado de otra forma, así que os dejo las fotos de como hacer esta otra disposición.

Al igual que hace Mery, se corta la mozzarella, el tomate y la berenjena todo a rodajas, pero en este caso no tan finas. La berenjena no se debe cortar hasta el final, para que quede unida por la parte de inferior. Luego ponemos una rodaja de queso y una de tomate entre dos de berenjena, como os muestro en la foto.

Y vamos rellenando hasta que tenemos todos los huecos de la berenjena rellenos, y se forma el “puente Italiano”, como veis en la fotografía.

Luego lo puse al horno a 200ºC, durante 40 minutos, aproximadamente. Y al acabar le puse un poco de orégano. ¡Y listo!. Tenemos un acompañamiento delicioso, para cualquier tipo de plato.Puente italiano finalAl sacarlo de la fuente, y ponerlo en el plato el puente se derrumbó, pero estaba igual de bueno.

A los que ya estáis de vacaciones, espero que las estéis disfrutando y si como yo aún no las habéis empezado, pensad que ¡ya nos queda menos!.