Mi menú DNC semanal

Estemos o no estemos a dieta, creo que es esencial llevar a cabo una planificación para tener unos hábitos de alimentación saludables. En el artículo de hoy me gustaría proponeros un menú semanal, para que os ayude a planificar vuestras comidas semanalmente.

Lo siento pero no me gustan las dietas que te dicen “qué debes comer” todos los días, porque en definitiva no estás aprendiendo a comer. Por culpa de ese tipo de dietas, y otros muchos malos hábitos, una vez que la abandonamos, teminamos recuperando todo el peso que habíamos perdido e incluso más, produciéndose el famosamente conocido como “efecto rebote”. Para que éste efecto no se llegue a producir, necesitamos aprender a comer, saber elaborar nuestros propios menús, de forma que ésto se acabe convirtiendo en un hábito que seamos capaces de mantener para el resto de nuestra vida.

Nuestro cuerpo tiende a recuperar el peso que perdemos, tiene memoria.

Debemos mantenernos en nuestro peso saludable durante al menos 2 años

para que esa memoria se resetee.

Hoy vengo a proponeros una distribución semanal de los alimentos, para que en base a eso podáis elaborar vuestros propios menús. No dejan de ser mis recomendaciones, no soy nutricionista, pero esta planificación es la que me ha ayudado a quitarme de encima 79 kilos.

Distribución semanal de alimentos

Esta distribución semanal de alimentos por supuesto que no es fija, cada persona puede cambiar el orden de los días a su propia conveniencia. Ésta es mi propuesta:

Distribución semanal de alimentos

Si quieres descargarlo para imprimir puedes hacerlo pinchando aquí.

Legumbres

Como podéis observar en el menú, os propongo comer legumbres 3 veces por semana. Las legumbres son una importante fuente de proteínas vegetales de calidad. Por su alto contenido en fibra son muy saciantes y previenen el estreñimiento. Ayudan eficazmente a evitar la ansiedad y combatir el estrés, además de ayudarnos a mantener los niveles de colesterol y azúcar en sangre. Es un alimento muy completo, que nos ayuda a no abusar de las proteínas de origen animal.

Conviene recordar que los guisantes, las habas o el edamame pertenecen también al grupo de las leguminosas, pues hay mucha gente que los confunde con verduras.

Pescado

Con respecto al pescado, mi propuesta es de 5 veces por semana. De éstos, recomiendo que un par de días se consuma pescado azul y tres días pescado blanco. El pescado es una fuente importantísima de proteínas. En el caso del pescado azul además es rico en ácidos grasos y omega 3, muy recomendables para mantener la salud cardiovascular. El pescado blanco es también rico en proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales, además de fósforo y calcio.

El pescado blanco es un gran aliado para favorecer el adelgazamiento,

sobre todo si se consume para cenar.

Carnes

Para la carne, aconsejo consumirla también 5 veces por semana. De éstas como máximo 2 veces de carnes rojas y 3 ó 4 veces de carnes blancas. La carne roja es muy rica en aminoácidos, esenciales para construir músculo. La masa muscular nos ayuda a estar físicamente activos. También es una fuente importante de hierro para prevención de anemias. La carne blanca tiene pocas calorías y es rica en proteínas, minerales y vitaminas.