El cansancio me motiva

Como ya sabéis, estoy entrenando para hacer el camino de Santiago; 200 km me esperan en Agosto, en los que espero dejar un par de quilos. Cada fin de semana buscamos una caminata para hacer, y este hemos andado por el “Anell Verd” de Sant Boi. Es un recorrido circular de 20 km por el que saliendo de Sant Boi, pasas por la colonia Güell, una ermita que esta en lo alto de la montaña y unas termas romanas, al final del recorrido.

El cansancio me motiva

Como 20 km y 30000 pasos hechos nos parecían pocos, decidimos volver a casa andando. De esa manera llegábamos a los 25 km de distancia, para igualar una etapa estándar del camino. Al llegar a casa, aunque estábamos un poco (bastante) cansados,  teníamos la satisfacción de ver que somos capaces de todo lo que nos proponemos.

Como dicho en kilómetros o pasos no acababa de convencer a mi mente. Por eso entré en la app “Mi no dieta” y al cambio son nada más y nada menos que ¡52 Shake Points!. Ahora si que veo en una unidad que entiendo todo lo que he ganado. Ya que comparando Shake Points con Super Points es más fácil ver el resultado del esfuerzo.

Después de todo este esfuerzo, estábamos muertos, pero sólo podía pensar en todas las calorías quemadas. Eso hizo que, cuando mi cabeza empezó a pensar en dulce, me rebanara los sesos para encontrar la cosas más riquísima que pudiera preparar en casa con el mínimo de puntos y lo más saludable posible. Y este fue el resultado:Banana SplitUn magnífico Banana Split por 2sp. Llevaba 1 plátano, 3 bolas de helado de piña natural, 1/2 cdta de Cola Cao 0% fibra y un poquito de miel. ¡No podía estar más bueno! Y no tenía nada que envidiarle a los que llevan helado de fresa, chocolate y nata. ¡Me encantó!. Creo que al acabar de escribiros me voy ha hacer uno. Tanto hablar de él me da hambre (bueno antojo), y así despido el fin de semana de la mejor manera posible.

Puede que tener que movernos tanto, canse y agote; pero ese cansancio es motivación en estado puro. Quien me hubiera dicho a mí, veinti muchos quilos antes, que sería capaz de hacer todas las actividades que hago ahora y estar en tan buena forma. Natación sincronizada, zumba, abdominales, senderismo, etc. Y la lista acaba porque no tengo más tiempo, sino os aseguro que sería más larga. Ver todo lo que he logrado me hace querer más.

He descubierto que hacer ejercicio me gusta, cosa que antes detestaba. Y he llegado a la conclusión de que lo que detestaba era no ser capaz de realizar esas actividades por culpa del peso que me sobraba.

Por eso os animo a que encontréis vuestro deporte o ejercicio; aquello que os guste hacer y os de motivación para volver a la siguiente clase. Probad cosas nuevas: esa clase de spinning a la que no os atrevéis, una de zumba… cualquier ejercicio es bueno. A mi me encanta volver andando desde el trabajo a casa, aunque lo hago poco. Me sirve para desconectar y olvidar las cosas del trabajo. Y así llego renovada a casa, y con el objetivo de pasos diario conseguido.

El camino de la báscula

Desde el grupo de Facebook “Connectados por los retos de Sandra” os pedía ayuda esta semana para cumplir entre todos esos 200 km que voy a andar en Agosto. El reto #elcaminodelabascula arrancaba el Jueves 20 para conseguir entre todos hacer los pasos necesarios para llegar a los 200 km que hay des de Ponferrada a Santiago. En 4 días de reto yo ya he aportado 39 km (más o menos un par de etapas) así que no nos queda casi nada.

Este reto acaba el jueves, día de nuevo reto y de peso para muchos. Espero que esta semana y todos sus kilómetros den el fruto que nos merecemos. Pero hasta entonces sólo queda esperar en movimiento. Y quemar todo lo posible para salir reforzada y con ganas de más.